Los tubos fluorescentes, son los reyes de la fluorescente. Son focos de luz muy utilizados a nivel doméstico y a nivel industrial gracias al ahorro económico se supone su uso. Los tubos fluorescentes emiten luz blanca, y el proceso mediante el que se consigue esta luz es de fluorescencia interna, de ahí que se les llamen tubos fluorescentes y ocasionando en muchas ocasiones confusión respecto al tipo de luz que generan. Los tubos fluorescentes te durarán un 50% de tiempo más y ahorrarás un 30% más de luz que con las bombillas tradicionales, de ahí que su uso cada vez esté más extendido.

Comprar Tubos Fluorescentes

Son muchos los motivos por los que puedes estar buscando comprar un tubo fluorescente. La primera, aunque esperamos que no, es que se te haya roto el tubo fluorescente que tengas instalado. En tal caso te recomendamos que compruebes también la reactancia y el cebador, ya que puede ser que la avería no esté en el tubo fluorescente, sino en el cebador (que es el elemento que va a dar la energía de activación para encender el circuito que hace que salga la fluorescencia) o en la reactancia (es la resistencia que completa el circuito eléctrico). Otra de las opciones es que te hayas lanzado a ahorrar costes en electricidad, cambiando de las bombillas incandescentes de siempre, a estos tubos que van a conseguir que ahorres en la luz. La factura disminuirá (los fluorescentes tienen menos pérdidas que  los incandescentes) y además de media un tubo fluorescente te va a durar un 50% más que la iluminación tradicional.